16 dic. 2009

Hoja Nº 10 de los Navegantes - Despedida del año 2009 - Hasta Siempre. Gracias.-

Al Sur del Fin del Mundo




Foto: Aída Torregrosa

Vicente Franz Cecim (Brasil)

DEVER DE NUTRIR AS SOMBRAS


uma construção em forma de círculo
Por que chamada a Casa da Vida?
Caminhos que dão voltas, onde não se encontra
ninguém
Ninguém
que seja alguém A Companhia
Como empalideceu o grão, aqui,
agora que caiu
para crescer da terra,
órfão de uma estrela que se apaga na chama
de uma vela
Como teme
o rugido
da noite encerrada em si mesma o animal
que adormeceu
sem resolver o enigma
Uma construção em forma de círculo
onde homens-pássaros
com asas de pedras, impedidos de voar,
perseguidos pelo vento
e a ameaça das sementes,
ouvem no ninho das coisas nascidas de coisas nascidas
um voz que recita: Isto passará
Esse é
o grão da má sorte
uma construção em forma de círculo
Em forma de homem
abraçado a si mesmo,
como dois irmãos que se quisessem bem
Frágeis como a linha do horizonte
e o murmúrio das cinzas e das fontes


DEBER DE NUTRIR LAS SOMBRAS


una construcción en forma de circulo
¿Porqué se llama Casa de la Vida?
Caminos que dan vueltas, donde no se encuentra
nadie
Nadie
que sea alguien La Compañía
Como palideció el grano, aquí,
ahora que ha caído
para crecer de la tierra,
huérfano de una estrella que se apaga en la llama
de una vela
Como teme
el rugido
de la noche encerrada en si misma el animal
que se adormeció
sin resolver el enigma
Una construcción en forma de circulo
donde hombres pájaro
con alas de piedra, impedidos para volar,
perseguidos por el viento
y la amenaza de las simientes,
oyen en el nido de las cosas nacidas de cosas nacidas
una voz que recita: Esto pasará
Este es
el grado de mala suerte
una construcción en forma de circulo
En forma de hombre
abrazado a si mismo,
como dos hermanos que se quisiesen bien
Frágiles como la línea del horizonte
y el murmullo de las cenizas y las fuentes

Traducción del Autor


.

Vicente Franz Cecim (Brasil)

PARA ADORMECER AQUELE QUE VELA


Há montanhas em sonhos
tão antigas,
onde sonham
os grãos da areia que te sonha
O que sobrevive na hora
que apaga a última claridade?
De quem faz a Noite a vontade?
Dia ou homem,
uma túnica de rancor é o que eles vestem,
e as montanhas vêm rugir
Caladas
Se veio o Tempo,
é que é tempo de colher sob as estrelas
o centeio negro com mãos mais brancas, caiadas




PARA ADORMECER A AQUEL QUE VELA


Hay montañas en sueños
tan antiguas,
donde sueñan
los granos de la arena que te sueña
¿Qué sobrevive en la hora
que se apaga la última claridad?
¿De quién hace la Noche su deseo?
Día u hombre,
una túnica de rencor es lo que visten ellos,
y las montañas rugen
Calladas
Si veo el Tiempo,
es que es tiempo de coger bajo las estrellas
el negro centeno con manos más blancas, encaladas

Traducción del Autor



.


Foto: Agostina Rosso

Ademir Demarchi - (Brasil)

A BOTIJA



de uma botija seca
já ornada pelo tempo
quando nada mais dela se espera
um líquido bocejo a anima
e se derrama com a brisa
que sopra e nela penetra e canta



LA VASIJA



de una vasija seca
ya ornada por el tiempo
cuando nada más de ella se espera
un líquido bostezo la anima
y se derrama con la brisa
que sopla y en ella penetra y canta

Traducción del Autor


.

Ademir Demarchi - (Brasil)

À MANEIRA NEGRA



a maneira negra, como um portal
de tênue treva represa num dique
a luz oculta, silenciosamente vociferante

abre-se em frestas por onde se filtra
por onde vasa como um seco líquido
por onde grita afinando um urro infinito
até tornar-se lúgubre e envolvente
sonando um canto de veludo



A LA MANERA NEGRA



la manera negra, como un portal
de tenue tiniebla represa en un dique
la luz oculta, silenciosamente vociferante

se abre en hendiduras por donde se filtra
por donde vacía como un seco líquido
por donde grita afinando un rugido infinito
hasta tornarse lúgubre y envolvente
sonando un canto de terciopelo

Traducción del Autor


.

Ademir Demarchi - (Brasil)

PRIMEIRA GUERRA BIOLÓGICA



na batalha de Kaffa
na rússia do século XIV
os tártaros atacaram a cidade
bem instalada ela resistiu o que pôde
dizimando parte da horda

até que
mudando a tática
com o uso de catapultas
os tártaros lançaram
por cima das muralhas
os cadáveres dos seus soldados
mortos pela peste bubônica



PRIMERA GUERRA BIOLÓGICA



en la batalla de Kaffa
en la rusia del siglo XIV
los tártaros atacaron la ciudad
bien instalada ella resistió lo que pudo
diezmando parte de la horda

hasta que
mudando de táctica
con el uso de catapultas
los tártaros lanzaron
por encima de las murallas
los cadáveres de sus soldados
muertos por la peste bubónica

Traducción del Autor


.

Manuel Bandeira - (Brasil)

PNEUMOTÓRAX


Febre, hemoptise, dispnéia e suores noturnos.
A vida inteira que podia ter sido e que não foi.
Tosse, tosse, tosse.
Mandou chamar o médico:
- Diga trinta e três.
- Trinta e três... trinta e três... trinta e três...
- Respire.
....................................................
- O senhor tem uma escavação no pulmão esquerdo
e o pulmão direito infiltrado.

- Então, doutor, não é possível tentar o pneumotórax?

- Não. A única coisa a fazer é tocar um tango argentino.



Pneumotórax



Fiebre, hemoptisis, disnea y sudores nocturnos.
La vida entera que podría haber sido y que no fue.
Tose, tose,tose.
Mandó a llamar al médico:
- Diga treinta y tres.
- treinta y tres... treinta y tres... treinta y tres...
.......................................................
- El señor tiene una perforación en el pulmón izquierdo
y el pulmón derecho infiltrado.
- Entonces, doctor, no es posible intentar una pneumotórax?
- No. La única cosa por hacer es tocar un tango argentino.


.

Gustavo Caso Rosendi - (Argentina)

Tenía razón Oscar Wilde


En el fragor del combate
no pude acertar al enemigo
Pero terminé con la alegría
pero acabé con la inocencia
pero malherí a la esperanza

Uno siempre termina matando
lo que más ama


A veces, a la noche,
entre las sábanas del deseo
cavo de nuevo una trinchera
para protegerme del dolor.



Oscar Wilde tinha razão


No fragor do combate
não pude acertar o inimigo
mas terminei com a alegria
mas acabei com a inocência
mas acabei ferindo a esperança

Um sempre termina matando
o que mais ama.


Às vezes, à noite,
entre os lençóis do desejo
cavo de novo uma trincheira
para proteger-me da dor.

Traducción: Ronaldo Cagiano


.

Gustavo Caso Rosendi - (Argentina)

Poema

Las casas flamean porque partiremos
para no volver jamás
Guillaume Apollinaire



Se asoman cada noche
uniformados de musgo
desde la tierra parturienta
Miran las luces del muelle
y todavía sueñan
con regresar algún día
Oler de nuevo el barrio
y correr hacia la puerta
de la casa más triste
y entrar como entran
los rayos del sol
por la ventana
en la que ya nadie
se detiene a mirar
donde ya nadie
espera la alegría



Poema

As casas flamejam porque partiremos
para nunca mais voltar
Guillaume Apollinaire



Cada noite se levantam
uniformizados de musgo
desde a terra parturiente
Contemplam as luzes do cais
e ainda sonham
em regressar algum dia
Cheirar de novo o bairro
e correr até a porta
da casa mais triste
e entrar como entram
os raios de sol
pela janela
na qual ninguém mais
se detém a olhar
onde mais ninguém
espera a alegria

Traducción: Ronaldo Cagiano


.

29 nov. 2009

Hoja Nº 9 de los Navegantes - Anderson Braga Horta (Brasil)

O PÁSSARO NO AQUÁRIO

§

Era um ponto no aquário.
Era uma escama aberta
no verde dúbio da água. Era uma estrela
mínima em céus de queda.
Era um frêmito, um ritmo,
um verso regressivo à origem, nada,
um sopro extinto, inda outra vez soprado
por sol de oblívio, escuro.

O pássaro no aquário
solfejava em silêncio um sol futuro.

§§

E eram guelras na escuma, e os olhos, algo
como um pranto na areia, entre algas, planctos,
como um pranto chorado em meio a lágrimas
retidas no olho inexistente. E em breve
eram garras na terra, a dura guerra,
o mar perdido e o espaço ausente, ausente.

§§§

Garras, e a crua guerra.
Berro de espanto e dor no descampado
entre o sêmen do sonho e a fronde ao vento.
Mas o dó, mas o espanto,
a dor e seu invento:
um sol menor no peito;
domado, um lá na plúmea
escama distendida em ala urgente.

E era um pássaro na alva de escarlata,
cantando no alto a ária de orvalho e prata!





El Pájaro en el Acuario


§

Era un punto en el acuario.
Era una escama abierta
en el dubio verde del agua. Era una estrella
mínima en cielos de caída.
Era un frémito, un ritmo,
verso regresivo al origen, nada.
soplo extinguido, una vez más soplado
por sol de olvido, oscuro.

El pájaro en el acuario
solfeaba en silencio un sol futuro.

§§

Y eran agallas en la espuma, y los ojos, algo
como un llanto llorado en la arena, entre algas, planctus,
como un llanto llorado en medio de lágrimas
retenidas en el ojo inexistente. Y en breve
eran garras en la tierra, la dura guerra,
el mar perdido y el espacio ausente, ausente.

§§§

Garras, y la cruda guerra.
Chillido de espanto y dolor en descampado
entre el semen del sueño y la frente al viento.
Pero el do, y el espanto,
el dolor y su invento:
un sol menor en el pecho;
domado, un la en la plumífera
escama distendida en ala urgente.

Y era un pájaro en el alba de escarlata,
cantando en el alto el aria de rocío y plata.


(De: O Pássaro no Aquário)


Traducción: Kori Bolivia


.

Anderson Braga Horta (Brasil)

FUGA



Vem galopando a noite, cavalgada
por quem comanda o tempo. A meia-lua,
bigúmea espora onírica de prata,
embebe as pontas claras em seus flancos,
e das feridas manam gotas rútilas.
Eis vem montada, em pêlo, e vem sem rédeas.
Pulou por cima das montanhas, ei-la
roçando o ventre pardo pela terra.
Parou. Dorme talvez. As gotas rútilas
cristalizaram-se nos altos flancos.
Dorme. Porém levanta-se assustada
ante um clamor que sobe os horizontes.
E ei-la correndo, arisca, ei-la que foge,
e a luz inunda o vácuo que ela deixa.



Fuga



Viene la noche galopando, cabalgada
por quien comanda el tiempo. La media luna,
punzante espuela onírica de plata,
hunde las claras puntas en sus flancos,
y de las heridas mana gotas rútilas.
Viene montada en pelo y viene sin riendas.
Pasó por encima de las montañas y está allí
rozando el vientre pardo de la tierra.
Se detuvo. Duerme, tal vez. Las gotas rútilas
se cristalizan en los altos flancos.
Duerme. Pero levántase asustada
ante un clamor que sube de los horizonte.
Y aquí está corriendo arisca , aquí la que huye,
y la luz inunda el vacío que ella deja.


(De Altiplano e Outros Poemas)


Traducción: Francisco R. Bello

.

Anderson Braga Horta (Brasil)

INVENÇÃO DA NOITE


Deste silêncio e desta treva
construo a minha noite
particular e intransferível.
Não preciso inventar as estrelas,
elas nascem e brilham por si mesmas.
E à meia-noite uma lua triste
levanta a cara de prata no horizonte
e verte nos meus olhos um choro, um frio.



Invención de la Noche


De este silencio y de esta niebla
construyo mi noche
particular e intransferible.
No preciso inventar las estrellas,
ellas nacen y brillan por sí mismas.
Y a media noche, una luna triste
levanta la cara de plata en el horizonte
y vierte en mis ojos un llanto, un frío.


Traducción: Francisco R. Bello

.

Alberto Acosta (Argentina)

Desde los pies sangrantes de Jesús



Desde los pies sangrantes de Jesús
Desde este cuerpo reseco de llanto y de sangre
Yo te convoco
Madre
¿No está aquí tu lugar, junto a la cruz?
¿No es éste tu oficio primero,
recoger los pedazos del hijo
que nunca entendiste?
La sangre reseca, madre
Se parece a la tierra del páramo
De aquel patio de la infancia, huérfano de lluvias
Mira lo que han hecho de tu hijo
Toca mi costado lacerado
Palpa la corona de cicatrices en mi frente
Abraza este cuerpo inerme, humillado, vacante
Y dime ahora, madre
Que fue por amor que me trajiste a este mundo
No me mientas canciones de cuna,
ni cuentos de Callejas.
Soy lo que queda de un hombre
El latido que sólo pervive por demora de la muerte
(Muerte, mi única amiga constante
la que nunca me ha mentido)
Desde los pies sangrantes de Jesús
El que quiso salvar el mundo
Bello, poderoso, iracundo, infinitamente derrotado
Te pregunto, madre, qué otra cosa podía esperarme.
Qué más podías prometerme
Rompe tu silencio
Borra tu sonrisa beatífica
Vuelve de los gladiolos, las fotos en blanco y negro
Los perfumes olvidados de la cocina
Los sabores irrepetibles
Y llévame contigo
Que ambos hemos fracasado.




Desde os pés sanguentos de Jesús




Desde os pés sanguentos de Jesus
Desde esse corpo ressecado de pranto e sangue
Convoco-te
Mãe
E que não e aqui o seu lugar, junto á cruz?
Não e esse o seu oficio primeiro,
recolher os pedaços do filho
que vocé nunca entendeu?
A sangue resseca, mãe,
Parece-se a terra do páramo
Daquel patio da infança, orfão de chuvas.
Olha o que eles fizeram do seu filho
Toque o meu costado dilacerado
Apalpe a coroa de cicatrices na minha frente
Abraçe o meu corpo inerme, humilhado, vacante,
E diga agora, mãe
Que foi por amor que vocé me trazeu para esse mundo
Não me menta acalantos,
Nem contos de Callejas.
Eu so o que queda de um homen
O latido que só sobrevive pela demora da morte
(Morte, a minha unica amiga constante
A que nunca me menteu)
Desde os pés sanguentos do Jesus
Quem quizer salvar o mundo
Pregunto-te, mãe, qué outra coisa podía-me esperar
Qué mais podia vocé me prometer
Quebre o seu silencio
Apaque o seu sorriso beatífico
Volte dos gladíolos, das fotos em branco e preto
Dos savores irrepetívels,
E me leva con vocé
Que os dois temos fracassado.


Traducción del Autor

.

Alberto Acosta (Argentina)

Delta Inverso


Inventaste el delta inverso
El mar reclamando al río
Entraste por todas las puertas y ventanas
De aquella casa vacía
Que yo creía perfecta.
Saturaste los rincones
Con tu olor y tus sonidos
Pivoteaste sobre el eje de mi cuerpo
Haciéndolo tuyo para siempre
Creí que me ahogaba en tus flujos
Y me descubrí respirando agua.
Luego inventaste el hambre
El que nunca se satisface
Y nos hiere sin descanso
Y el grito y el ademán
Y la lágrima y el amor de nuevo
Y la distancia y el amor de nuevo
Y hasta inventaste el sitio
Desde donde no se vuelve
y no hay amor de nuevo
Sólo grito, lágrima y distancia.
Y ya no soy más que una tenue
Criatura de tus invenciones.
Sólo habito el mundo
Si antes lo animó tu hálito.
Y tus jugos en mí cuerpo
Están pariendo flores tuyas.
Desaparezco, aturdido
En el asombro de tu nombre.




Delta Inverso




Vocé inventou o delta inverso
O mar reclamando o rio
Entrou pelas portas e janelas todas
Daquela casa esvaziada
Que eu achava perfeita
Saturou os cantos
Con o seu cheiro e o seu som
Girou em torno do eixo do meu corpo
Fazendo-o teu pra sempre
Ache que me afogaba nos teus fluxos
E me descobri respirando água
Logo vocé inventó a fome
Que nunca é satisfeita
E nos fere sem descanso
E o grito e o ademã
E a lágrima e o amor de novo
E a distãncia e o amor de novo
E até inventou o lugar
De onde não se volta
E no há amor de novo,
Só grito, lágrima e distãncia
E agora não sou mais que uma ténue
criança das suas invençoes
Eu só moro no mundo
Depois que vocé le deu alma con o seu hálito.
E os seus sucos no meu corpo
Me fazen parir flores novas
E eu desapareço, atordoado,
No assombro do seu nome.


Traducción del Autor

.

Arturo Herrera (Argentina)

Próximo al viaje



Aquí mi habitación.
Se detendrán todas estas cosas
que me acompañan.
Aunque en mi escritorio
se abisme el último grano de la vertical de arena,
continuará incesante en mi cuerpo.
Los libros tendrán algo de polvo,
cuando regrese, si regreso.
Se acostumbrará la tarde
a la penumbra de silencio.
Sólo dejo mi ausencia.



Próximo à viagem



Aqui em meu quarto
restarão todas as coisas que
me acompanham.
Ainda que em minha escrivaninha
se abisme o último grão da vertical de areia,
continuará incessante em meu corpo.
No regresso, seu eu regressar, os livros terão algo de poeira.
A tarde se acostumará
à penumbra do silêncio.
Somente deixo minha ausência.


Traducción: Ronaldo Cagiano


.

Arturo Herrera (Argentina)

Fin de las calles



Muere la numeración cansada;
éste es un límite. Desde aquí
el horizonte alarga la soledad de arena.
Por las noches una llama pestañea,
alumbra un trozo de pan compartido.
Todo posible ruido
se fuga en el silencio;
sólo los perros adoran la luna.
El trémulo frío lastima la pobreza
y despreciada es ya la hermosa lluvia,
por su costumbre de meterse en las casas.
Morirse aquí es apagar los ojos
para no ver las penas.
Usan todos iguales palabras para el muerto:
tiene el rostro tan sereno...

¡Llanto de un reciente niño!
Hay otro heredero de las penas.




Fim das ruas




Morre a numeração cansada;
este é um limite. Daqui,
o horizonte prolonga a solidão de areia.
Uma chama pestaneja pelas noites,
ilumina um pedaço de pão compartilhado.
Todo possível ruído
foge em silêncio;
só os cachorros adoram a lua.
O frio trêmulo lastima a pobreza
e já é desprezada a bela chuva
pelo seu costume de invadir as casas
Morrer-se aqui é apagar os olhos
para não ver os sofrimentos.
Todos usam palavras iguais para o morto:
tem um rosto tão sereno.

Choro de uma criança nova!
Há outro herdeiro dos sofrimentos.


Traducción: Ronaldo Cagiano


.

Arturo Herrera (Argentina)

Amanecer



Los árboles van a tocar el alba;
la húmeda hojarasca ya ha amado.
Aquí, abajo, los murmullos y los ruidos;
el alma se estremece en las veredas;
nadie reconoce los pájaros sonidos;
viven las flores como la brisa quiere;
el espacio silente y la intimidad mueren.
La plaza nos salva de algunas muertes.



Amanhecer



As árvores vão tocar o alvorecer;
a folharada úmida já foi amada.
Aqui, embaixo, os murmúrios e ruídos;
a alma se estremece nas veredas;
ninguém reconhece os pássaros;
as flores vivem como a brisa quer
o espaço silente e a intimidade morrem.
A praça nos salva de algumas mortes.


Traducción: Ronaldo Cagiano


.

Alonso Mejía (Colombia)

EQUILIBRIO



Ni me agobian ni me acechan
los esplendores y las ironías
de la realidad, o de las cosas
fertilizadas por la realidad.

El equilibrio es absoluto y encanta:
mientras persigo el vacío
con serena ansiedad
solo un relámpago basta
para iluminar el mundo.




EQUILÍBRIO



Não me abatem nem espreitam
os esplendores e as ironias
da realidade, ou das coisas
fertilizadas pela realidade.

O equilíbrio é absoluto e encanta:
enquanto persigo o vazio
como serena ansiedade
apenas um relâmpago basta
para iluminar o universo.


Traducción: Antonio Miranda

Agradecimiento: www.antoniomiranda.com.br

.

Alonso Mejía (Colombia)

SIN TÍTULO

Allá arriba en la colina
vive un alma ensangrentada por ofensas.
¿Todos estos serán sus enemigos?
¡Pero si están por todas partes!
¿Serán tantos los que acecha y le acechan
en este juego escalofriante que es la vida?
Su destino, como el mío, es el puñal de un ciego loco
que va abriendo heridas a diestra y siniestra.
Se mueve entre ojos que remolinean,
se miran, se engañan y se entienden
como fieras encantadas por la sangre.
La vida es un eco clamoroso de la muerte:
Por eso no ha podido ser mortal ni inmortal.
Sólo cuenta con la seguridad
de la mariposa alfilerada contra el muro.

Héroes mudos o bulliciosos se parten en pedazos,
caen,
y se enjugan el sudor, arrogantes o humillados.
Continúa la batalla
de los desperdigados de la Historia.



SEM TÍTULO



Lá encima da colina
vive uma alma ensangüentada por ofensas.
Todos estes serão seus inimigos?
Se estão em toda parte!
Serão tantos os que espreita e o espreitam
neste jogo escalafriante que é a vida?
Seu destino, como o meu, é o punhal de um cego louco
que abrindo feridas a destra e sinistra.
Se move entre olhos em remoinho,
se miram, se enganam e se entendem
como feras encantadas pelo sangue.
A vida é um eco clamoroso da morte:
Por isso não foi possível ser mortal nem imortal.
Só conta com a segurança
da borboleta alfinetada contra o muro.

Heróis mudos ou barulhentos se despedaçam,
caem,
e enxugam o suor, arrogantes ou humilhados.
Continua a batalha
dos desgarrados da Historia.


Traducción: Antonio Miranda

Agradecimiento: www.antoniomiranda.com.br

12 nov. 2009

Hoja Nº 8 de los Navegantes - Detalles del tiempo



Foto: Agostina Rosso

MIO CID - Anónimo - España

Poema del MIO CID - Anónimo
(fragmento)



[CRONISTA]
De los sus ojos tan fuerte mientre llorando, 1
Tornaba la cabeza y estabalos catando;
Vio puertas abiertas y uzos sin cañados,
Alcandaras vazias sin pieles y sin mantos
5 Y sin falcones y sin adtores mudados todos.

Suspiro mio Çid, ca mucho habia grandes cuidados,
Fablo mio Çid bien y tan mesurado:

[CID]
Grado a Ti, Señor Padre, que estas en alto.
¡Esto me han vuelto mios enemigos malos!

[CRONISTA]
10 Alli piensan de aguijar, alli sueltan las riendas. 2
A la exida de Bivar hobieron la corneja diestra,
Y entrando a Burgos hobieronla siniestra.
Meçio mio Çid los hombros y engrameo la tiesta.

[CID]
¡Albriçia, Albar Fañez, ca echados somos de tierra!


.

POPOL VHU - Anónimo - Guatemala

POPOL-VUH
o
Libro del Concejo de los indios Quichés
- Anónimo
(fragmento)

1
Aquí comenzaremos la antigua historia llamada Quiché. Aquí escribiremos, comenzaremos el antiguo relato del principio, del origen, de todo lo que hicieron en la ciudad Quiché los hombres de las tribus Quiché. Aquí recogeremos la declaración, la manifestación, la aclaración de lo que estaba escondido, de lo que fue iluminado por los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los Engendradores; sus nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Día [Gran Cerdo del Alba], Gran Tapir del Alba, Dominadores, Poderosos del Cielo, Espíritus de los Lagos, Espíritus del Mar, Los de la Verde Jadeíta, Los de la Verde Copa; así decíase. Rogábase con ellos, invocábase con ellos, a los llamados Abuela, Abuelo, Antiguo Secreto, Antigua Ocultadora, Guarda Secreto, Ocultadora, Abuela [que forma parte] de la Pareja [Mágica de Abuelos], Abuelo de la [misma] Pareja. Así está dicho en la historia Quiché todo lo que ellos dijeron, lo que ellos hicieron, en el alba de la vida, en el alba de la historia. Pintaremos [lo que pasó] antes de la Palabra de Dios, antes del Cristianismo: lo reproduciremos porque no se tiene [ya más] la visión del Libro del Consejo, la visión del alba de la llegada de ultramar, de nuestra [vida en la] sombra, la visión del alba de la vida, como se dice.
2
Este libro es el primer libro, pintado antaño, pero su faz está oculta [hoy] al que ve, al pensador. Grande era la exposición, la historia de cuando se acabaron de medir todos los ángulos del cielo, de la tierra, la cuadrangulación, su medida, la medida de las líneas, en el cielo, en la tierra, en los cuatro ángulos, de los cuatro rincones, tal como había sido dicho por los Constructores, los Formadores, las Madres, los Padres de la vida, de la existencia, los de la Respiración, los de las Palpitaciones, los que engendran, los que piensan. Luz de las tribus, Luz de los hijos, Luz de la prole, Pensadores y Sabios, [acerca de] todo lo que está en el cielo, en la tierra, en los lagos, en el mar. He aquí el relato de cómo todo estaba en suspenso, todo tranquilo, todo inmóvil, todo apacible, todo silencioso, todo vacío, en el cielo, en la tierra. He aquí la primera historia, la primera descripción. No había un solo hombre, un solo animal, pájaro, pez, cangrejo, madera, piedra, caverna, barranca, hierba, selva. Sólo el cielo existía. La faz de la tierra no aparecía; sólo existían la mar limitada, todo el espacio del cielo. No había nada reunido, junto. Todo era invisible, todo estaba inmóvil en el cielo. No existía nada edificado. Solamente el agua limitada, solamente la mar tranquila, sola, limitada. Nada existía. Solamente la inmovilidad, el silencio, en las tinieblas, en la noche. Sólo los Constructores, los Formadores, los Dominadores, los Poderosos del Cielo, los Procreadores, los Engendradores, estaban sobre el agua, luz esparcida. [Sus símbolos] estaban envueltos en las plumas, las verdes; sus nombres [gráficos] eran, pues, Serpientes Emplumadas. Son grandes Sabios. Así es el cielo, [así] son también los Espíritus del Cielo; tales son, cuéntase, los nombres de los dioses. Entonces vino la Palabra; vino aquí de los Dominadores, de los Poderosos del Cielo, en las tinieblas, en la noche: fue dicha por los Dominadores, los Poderosos del Cielo; hablaron: entonces celebraron consejo, entonces pensaron, se comprendieron, unieron sus palabras, sus sabidurías. Entonces se mostraron, meditaron, en el momento del alba; decidieron [construir] al hombre, mientras celebraban consejo sobre la producción, la existencia, de los árboles, de los bejucos, la producción de la vida, de la existencia, en las tinieblas, en la noche, por los Espíritus del Cielo llamados Maestros Gigantes. Maestro Gigante Relámpago es el primero. Huella del Relámpago es el segundo. Esplendor del Relámpago es el tercero: estos tres son los Espíritus del Cielo. Entonces se reunieron con ellos los Dominadores, los Poderosos del Cielo. Entonces celebraron consejo sobre el alba de la vida, cómo se haría la germinación, cómo se haría el alba, quién sostendría, nutriría. “Que eso sea. Fecundaos. Que esta agua parta, se vacíe. Que la tierra nazca, se afirme”, dijeron. “Que la germinación se haga, que el alba se haga en el cielo, en la tierra, porque [no tendremos] ni adoración ni manifestación por nuestros construidos, nuestros formados, hasta que nazca el hombre construido, el hombre formado”: así hablaron, por lo cual nació la tierra Tal fue en verdad el nacimiento de la tierra existente. “Tierra”, dijeron y en seguida nació. Solamente una niebla, solamente una nube [fue]
el nacimiento de la materia. Entonces salieron del agua las montañas: al instante salieron las grandes montañas. Solamente por Ciencia Mágica, por el Poder Mágico, fue hecho lo que había sido decidido [concerniente a] los mentes, [a] las llanuras; en seguida nacieron simultáneamente en la superficie de la tierra los cipresales, los pinares. Y los Poderosos del Cielo se regocijaron así: “Sed los bienvenidos, oh Espíritus del Cielo, oh Maestro Gigante [Relámpago], oh Huella del Relámpago, oh Esplendor del Relámpago”. “Que se acabe nuestra construcción, nuestra formación”, fue respondido. Primero nacieron la tierra, los montes, las llanuras; se pusieron en camino las aguas; los arroyos caminaron entre los montes; así tuvo lugar la puesta en marcha de las aguas cuando aparecieron las grandes montañas. Así fue el nacimiento de la tierra cuando nació por [orden] de los Espíritus del Cielo, de los Espíritus de la
Tierra, pues así se llaman los que primero fecundaron, estando el cielo en suspenso, estando la tierra en suspenso en el agua; así fue fecundada cuando ellos la fecundaron: entonces su conclusión, su composición, fueron meditadas por ellos.


Popol Vuh
Traducción de la versión francesa del Profesor Georges Raynaud
por J. M. González de Mendoza y Miguel Ángel Asturias.
-


.

Affonso Romano de Sant'Anna (Brasil)

A GRANDE FALA DO ÍNDIO GUARANI (1978)
(fragmento)


3
E a pergunta martela e pousa
como um corvo
no desespero aberto da janela.

- Quem escreveria o poema de meu tempo?
- Eu próprio? Mas, com que mãos, arroubos, insânias?
com que vaidades, prêmios, vexames?

Fala alguém por alguém
- com alheio coração?
Vive alguém por alguém
- ou morre sempre aquém da própria mão?

Não seriam a fala
o amor
a vida
a metafórica versão do exílio
o brilho da apagada estrela
ausência e concreção do nada?

Sim, é verdade que cada dia sei mais do que se compõem a poesia e o nada.

Debulho poemas e milharais
como o camponês aduba estrofes e mulheres.
Mas me sinto maduro e inútil. Como ontem:
- imaturo e fútil.

Não acordo mais às cinco
não selo mais o animal
desesperam-me os vegetais. Do pomar
olho minha inútil biblioteca. Doirados
frutos na estante..

Inutilíssima sapiência. Sabíamos tudo.
Merecíamos tudo. Tínhamos até fé.

Outrora eu passeava entre canteiros de enciclopédias
limpando pulgões podando ervas e páginas. Perdia-me
na contemplação da abelha sobre as letras:
- favos de mel derramavam-se da estante.

Todos nós líamos os poetas
mas não lavramos um mundo mais justo,
E enquanto soturnos decifrávamos as tabuinhas dos
caldeus os mais astutos e modernos
empolgavam o poder e o generais
marcando em nossas testas anátemas fatais.

E líamos grossos romancistas
exalando suor vermelho e revoltas sobre a praça.
Povo era a palavra
e o amanhã era a palavra
da palavra povo.

Mas porque estava tudo escrito
nosso futuro
petrificado
de nós se alienou.
Ontem soltávamos pombas nos estádios
éramos livres, juvenis e a paz um poster de Picasso.
Mas foram-se os posters e Picasso
- e as pombas não voltaram nunca mais.

Nossos pais também liam os poetas
citavam os clássicos
e pelas noites com seus robes tomavam chávenas
e liam dourados tomos sem ver as traças
- que nos comem.

Mas os acontecimentos desviaram-se dos livros
e por mais que entulhássemos os cursos de história
de novo a história
desviava-nos seus rios
e os livros
nem sempre férteis
aprodreciam no Nilo.
E sobrevieram borrascas e explodindo códigos e leis
que eram logo dissolvidos e refeitos em novas leis
e códigos. E erguíamos diques e parágrafos murando o mar
e a ressaca dos fatos
- a tudo rebentar.
A vida, a vida é mais que profecias e algemas
a vida é irrefreável
não se contém nas lâminas
partidos
nem nos fichários
e antenas
a vida
- é o impoemável poema.





EL GRAN HABLA DEL ÍNDIO GUARANÍ (1978)
(fragmento)


3
Y la pregunta martilla y se posa
como un cuervo
en la desesperación abierta de la ventana.

- ¿Quién escribiría el poema de mi tiempo?
- ¿Yo mismo? ¿Mas, con que manos, éxtasis, locuras?
¿con que vanidades, premios, vejámenes?

Habla alguien por alguien
- ¿con ajeno corazón?
Vive alguien por alguien
- ¿o muere siempre de este lado de mano propia?

¿No serían el habla
el amor
la vida
la metafórica versión del exilio
el brillo de una estrella apagada
ausencia y concreción de la nada?

Sí, es verdad que cada día se más de lo que se componen la poesía y la nada.

Desgrano poemas y maizales
como un campesino abona estancias y mujeres.
Pero me siento maduro e inútil. Como ayer:
- inmaduro y fútil.

No me levanto más a las cinco
no yerro mas al animal
me desesperan los vegetales. Del huerto
veo mi inútil biblioteca. Dorados
frutos en el estante.

Inutilísima sabiduría. Sabíamos todo.
Merecíamos todo. Teníamos hasta fe.

Otrora yo paseaba entre canteros de enciclopedias
limpiando pulgones podando hierbas y páginas. Me perdía
en la contemplación de la abeja sobre las letras:
- celdas de miel se derramaban del estante.

Todos nosotros leíamos a los poetas
mas no labramos un mundo mas justo.
Y en cuanto taciturnos descifrábamos las tablillas de los
caldeos los más astutos y modernos
entusiasmaban al poder y a los generales
marcando en nuestras cabezas anatemas fatales.

Y leíamos sólidos novelistas
exhalando sudor rojo y revueltas sobre la plaza.
Pueblo era la palabra
y el mañana era la palabra
de la palabra pueblo.

Mas porque estaba todo escrito
nuestro futuro
petrificado
de nosotros se apartó.
Ayer soltábamos palomas en los estadios
éramos libres, jóvenes y la paz un póster de Picasso.
Pero se fueron los pósters y Picasso
- y las palomas no volvieron nunca mas.

Nuestros padres también leían a los poetas
citaban los clásicos
y por las noches con sus robes tomaban en sus tazas
y leían dorados tomos sin ver las polillas
- que nos comen.

Mas los acontecimientos se desviaron de los libros
y por mas que enterrásemos los cauces de la historia
de nuevo la historia
nos desviaba sus ríos
y los libros
no siempre fértiles
se pudrían en el Nilo.
Y sobrevinieron borrascas y explotando códigos y leyes
que eran luego disueltos y rehechos en nuevas leyes
y códigos. Y erguíamos diques y párrafos amurallando el mar
y la resaca de los hechos
- reventando todo.
La vida, la vida es más que profecías y grilletes
la vida es irrefrenable
no se encuentra en las láminas
partidos
ni en los ficheros
y antenas
la vida
- es el impoemable poema.



Traducción: Ricardo Ruiz


.


Foto: Mariana Carmona
.

Raúl Galán (Argentina)

Colla Muerto en el Ingenio



Apenas se durmieron los cebiles
la noche derramó sus brujerías
y ya lo están llorando en los candiles.

Que bajen a rezar las Tres Marías
y que el Ángel Fidel que lo guardaba
le cante las mejores letanías.

No era más que un cardón que caminaba,
no era más que un cardón con sus espinas
y la flor milagrosa que lo honraba.

Pero, por él las tardes campesinas
conocieron la melga y las majadas
y eran las estrellas sus vecinas.

Largo tiempo soñó con las quebradas
cuando luego las fábricas del llano
molieron sus fatigas y jornadas.

Por amigo del cerro tan lejano
lo acompañaban siempre sus ayeres
y llevaba el silencio de la mano.

¡Ay, qué exiliado que está de sus quehaceres,
tan gravemente muerto y de cuidado,
sin flores y sin llanto de mujeres!

Se murió sin querer, casi forzado,
¡y vino el capataz rompiendo vales
a dejarlo cesante por finado!

¡Cómo lo han de llorar los carnavales!
Lo extrañarán a fondo sus quebradas
y las carpas de diez cañaverales.

¿Qué remotas, qué cándidas majadas
cuidarán sus afanes pastoriles
en las altas y azules hondonadas?

Pero ya se durmieron los cebiles
y en la negra capilla del boliche
sollozan, tartamudos, los candiles.

Mientras muelen su sombra en el trapiche.

( de Carne de Tierra)

.

Rubens Jardim (Brasil)

CANTO I



E subimos então para o avião,e
Asa contra os ventos, rumo ao céu, apertamos
Cintos e lamentos sobre o corpo.
Executivos à bordo e também comissárias
Alheias ao nosso canto, e o olhar
Preso ao pátio, em sacrifício,
Pista coberta de oblações.

Difícil abandonar os limites do corpo
Sem premir o seio amigo, sem buscar
A eternidade entre teus joelhos.
Necessário então invocar os deuses
E as almas saídas da cidade.
Caso contrário quem deterá
O curso do rio Trácio: Orfeu
Depondo num inquérito ou
Ofélia carregando um séquito de imagens?

Pra o diabo mitologias, literaturas,
Intrusos ilustres. Quando e quando
Vamos introduzir sob a face neutra da palavra
O fôlego de um atleta
E a direção de qualquer caminho?

Não, não mais chegar
Ao lugar predito por Circe,
Nem mais buscar as flores definitivas
Da passagem.
Que seja esta a última instância de teus apelos
Refletidos Tidos
Retidos
E no entanto e no entanto
Esta inexplicável solidão sobre as ex-
Tensões dos ares
E o absurdo soluço desta criatura que não chega
Em nenhum adeus
Em nenhuma imagem
Em nenhum poema.

Será este o chamamento confuso lançado ao sangue?

Como poderíamos saber
Se duvidamos ser lícito carpir o amante
Ausente
Ou o morto que não abandonará o seu enterro?

Assim mesmo projetamos: esta pa-
Lavrando entranhas,
Esta bala engolida na infância,
Esta Cia.,
E o cio dos cachorros evocando latidos
Latas de lixo
E o corpo que usei entre os amigos.







CANTO I



Y subimos entonces en el avión, y
Ala contra los vientos, rumbo al cielo, nos apretamos
Cinturones y lamentos sobre el cuerpo.
Ejecutivos a bordo y también azafatas
Ajenas a nuestro canto,
Y la mirada presa al patio--en sacrificio,
Pista cubierta de oblaciones.

Difícil abandonar los límites del cuerpo
Sin premiar al seno amigo, sin buscar
La eternidad entre tus rodillas.
Necesario entonces invocar a los dioses
Y a las almas salidas de la ciudad.
Caso contrario quien detendrá el curso
Del río Tracio: ¿Orfeo atestiguando ante un interrogatorio
U Ofelia cargando un séquito de imágenes?

Para el diablo mitologías literaturas
Intrusos ilustres. ¿Cuando y cuando
Vamos a introducir bajo la face neutra
De la palabra, el aliento de un atleta
Y la dirección de cualquier camino?

No, no más llegar
Al lugar predicho por Circe,
Ni más buscar las flores definitivas
Del paso.
Que sea esta la última instancia de tus apelos
Tenidos
Retenidos
E no obstante
E no obstante esta inexplicable
Soledad sobre las ex-
Tensiones de los aires
Y el absurdo hipo de esta criatura que no llega
A ningún adiós
A ninguna imagen
A ningún poema.

¿Será este el llamamiento confuso
lanzado a la sangre?
¿Como podríamos saber
Si dudamos ser lícito segar al amante ausente
O al muerto que no abandonará su entierro?

Así mismo proyectamos: esta pa-
Labrando entrañas,
Esta bala tragada en la infancia,
Esta Cia.,
Y el celo de los perros
Evocando ladridos,
Latas de basura
Y el cuerpo que usé entre los amigos.


Traducción del autor

.

Conrado Nalé Roxlo (Argentina)

Lo Imprevisto



Señor, nunca me des lo que te pida.
Me gusta lo imprevisto, lo que baja
de tus rubias estrellas, que la vida
me presente de golpe la baraja
contra que he de jugar. Quiero el asombro
de ir caminando por una calle oscura
sentir que me golpean en el hombro
volverme y ver la faz de la aventura.
Quiero ignorar en dónde y de qué modo
encontraré la muerte. Sorprendida
sepa el alma a la vuelta de un recodo,
que un paso atrás, se le quedó la vida.

.

Andityas Soares de Moura (Brasil)

A CABELEIRA



Um gato sob a coxa
esquerda
as mãos preocupadas em ora
abrir e fechar um volume de
curiosidades banais e ora em
deixar a seda do pesado vestido
mais próxima da pele

(Flor
de aspereza macia

as pétalas são como
virilhas femininas)

estremecimentos na cintura sentem
o peso do tecido afrouxado.
beijam-se,
mas só por necessidade


LA CABELLERA



Un gato bajo el muslo
izquierdo
las manos ocupadas ya sea
en abrir y cerrar un volumen de
curiosidades banales sea ya
en dejar la seda del pesado vestido
más próxima a la piel

(Flor
de aspereza suave

los pétalos son como
ingles femeninas)

estremecimientos en la cintura sienten
el peso del tejido suelto.
bésanse,
mas sólo por necesidad

(Tr. de Francisco Álvarez Velasco)



O MURO CAIADO;



Havia um muro
caiado onde todos
os garotos sabiam poder
esconder as frutas verdes, roubadas

Depois, o governo da província
decidiu apelidá-lo «el paredón»
e nenhum garoto pôde usá-lo
como esconderijo, o triste
muro cravado
de balas

No entanto, em todas as décadas
de terror nem mesmo uma gota
vermelha manchou aquela cal

nem mesmo uma gota pequena;



EL MURO ENCALADO;



Había un muro
encalado donde todos
los muchachos podían
esconder las frutas verdes, robadas

Después, el gobierno provincial
decidió llamarlo «el paredón»
y ningún muchacho pudo usarlo
como escondrijo, el triste
muro acribillado
de balas

Sin embargo, en todas las décadas
de terror ni siquiera una gota
roja manchó aquella cal

ni siquiera una gota pequeña;

(Tr. de Francisco Álvarez Velasco)


.

Marcio André (Brasil)

COSMOGONIA DAS PALAVRAS



artérias
na

pétala d uma
azaléia
de cloro
que
turquesa

não-efeito-óptico

a beterraba estala de beterraba
o gerânio lasca de pintarroxo
feixe OX
[´okisss]
CRAFTWORK

fecundante a sacrovaca
010
o ídolo Zebu de bronze os chifres contracurvos
seu olho lacustre
concha
concavar grandezas de chumbo
na entrada do templo
leopardos acuosos
cumprimentam a lambidas de esmalte

rei o Rei Dom Sebastião
boi centrípeto

o = negro
de permitir estrelas = x

ao cáucaso tapete de Aldebaran
untado a sacrifícios

estiletes
esféreo gráficos

oxiúro cavoucante
cavoucadores de vagina
auroque
a-

NOX
NOX
el lapso del acero
es el carbono del acero

e
do O se fez todas as letras violáceas
do X nasceram as de pedra
e então as palavras:
exoarmaduras crustáceas
lapidadas a goteira
fruta do metal mais claro
chiando como talos secos de milho
[falos duros para bocetas lustradas —
folhas estriadas de pamonha no tacho]
testículos de búfalos inchados de
sememas

harpsichord
a thrino engenhos

in fectum
o caso do verbo declina o acaso
:fallidas
dimensões provisórias
medusas de laca e
ÔniX
distende a moleiro
afastar-se da mó
que é pó
e só


a [janela] máchina
de ver
intercessão oblícua
a Lao Tse [montado]
de guardar parcelas de nós
os lugares estrangeiros de si mesmos

na tonsura o álacre
o homem em torno da própria
boca
cinzel de cavar mnemônias
mas] o padrão das ruas repete sentenças de via-láctea

código nucléico que nos escreve

Nota - Esta pequena cosmogonia das palavras partedo preceito de que OX seja a mais singular e perfeita de todas as palavras. Observando-a por alguns instantes, é possível notar o exímio primor de sua composição gráfica e sonora. Suas únicas duas letras, simetricamente especulares, tanto vertical cuanto horizontalmente, tornando cada uma palíndromo de si mesma, são uma síntese fundamental das tensões opostas que regem a dinâmica das coisas.
OX é a palavra de todas as palavras
OX é unidade que se encontra em toda oposição
“O” é o vazio, o nada. É Ourobóros, a cobra mordendo a própria cauda, o ciclo que nunca começa e nunca termina de tanto nunca abrir. É a ausência total e absoluta, logo, a possibilidade máxima de germinação.
“X” representa, ao mesmo tempo, muitos e nenhum som. É a cruz, a encruzilhada, a incógnita, a hibridez, a oposição, a multiplicação, o variável independente, o 10 (1+0). A presença em oposição ao “O” ausência.
Além do ox inglês, boi (e aqui seria necessário um livro à parte para descrever as inúmeras aparições do boi como imagem fundamental e poderosa em diversas culturas), o prefixo “ox-”, do grego, oksús, indica, em diversas línguas ocidentais, a presença química do oxigênio, substância vital que possibilita a respiração fundamental — chi (ou ki, em japonês). Coincidentemente, seu número atômico é 8, a curva de moebius, o infinito. Na língua Ioruba ox- é redução de “orixá”, palavra que designa os deuses.-




COSMOGONÍA DE LAS PALABRAS



arterias
en el

pétalo d e una
azalea
de cloro
que
turquesa

no-efecto-óptico

la betarraga revienta de betarraga
el geranio astilla de pintarrojo
haz OX
[´okisss]
CRAFTWORK

fecundante la sacrovaca
010
el ídolo Zebu de bronze los cuernos contracurvos
su ojo lacustre
concha
concavar grandezas de plomo
en la entrada del templo
leopardos acuosos
saludan a lamidas de esmalte

rey el Rey Don Sebastián
buey centrípeto

o = negro
para permitir estrellas = x

al cáucaso tapete de Aldebarán
untado a sacrificios

estiletes
esféreo gráficos

oxiuro perforante
perforadores de vagina
uro
a-

NOX
NOX
y
de la O se hicieron todas as letras violáceas
de la X nacieron las de piedra
y entonces las palabras:
exoarmaduras crustáceas
pulidas a gotas
fruta del metal más claro
chillando como tallos secos de maíz
[falos duros para chuchas lustradas —
hojas estriadas de humita en el tacho]
testículos de búfalos hinchados de
sememas

harpsichord
a thrino ingenios

in fectum
el caso del verbo declina el acaso
:fallidas
dimensiones provisorias
medusas de laca y
ÓniX
distiende a molinero
apartarse de la muela
que es polvo
es solo


la [ventana] máchina
de ver
intercesión oblicua
a Lao Tsé [montado]
de guardar porciones de nosotros
los lugares extranjeros de sí mismos

en la tonsura el alegre
el hombre en torno de la propia
boca
cincel para cavar mnemonias
pero] el patrón de las calles repite sentencias de vía láctea


código nucleico que nos escribe

Nota - Esta pequeña cosmogonía de las palabras partede la suposición de que OX es la más singular y perfecta de todas las palabras. Observándola por algunos instantes, es posible notar el eximio primor de su composición gráfica y sonora. Sus dos únicas letras, simétricamente especulares, tanto vertical como horizontalmente, tornándose cada una un palíndromo de sí misma, son una síntesis fundamental de las tensiones opuestas que rigen la dinámica de las cosas.
OX es la palabra de todas las palabras
OX es la unidad que se encuentra en toda oposición
“O” es el vacío, la nada. Es Ourobóros, la cobra mordiendo su propia cola, el ciclo que nunca comienza y nunca termina de tanto nunca abrirse. Es la ausencia total y absoluta, luego, la posibilidad máxima de germinación.
“X” representa, al mesmo tempo, muchos sonidos y ninguno. Es la cruz, la encrucijada, la incógnita, lo híbrido, la oposición, la multiplicación, lo variable independiente, el 10 (1+0). La presencia en oposición a la “O” ausencia.
Además del ox inglés, buey (y aquí sería necesario un libro aparte para describir las innumerables apariciones del buey como imagen fundamental y poderosa en diversas culturas), el prefijo “ox-”, del griego oksús, indica, en diversas lenguas occidentales, la presencia química del oxígeno, sustancia vital que posibilita la respiración fundamental — chi (ou ki, em japonês). Coincidentemente, su número atómico es el 8, la curva de moebius, el infinito. En la lengua Yoruba ox- es una reducción de de “orixá”, palabra que designa a los dioses.-


Traducción: Fernando Pérez


.

2 nov. 2009

Hoja Nº 7 de los Navegantes - Anderson Braga Horta (Brasil)

De Altiplano e Outros Poemas




CRIANÇA CHORANDO

Para meu filho Anderson


Teu pranto abala as raízes da noite.
Tuas lágrimas reanimam a velha metáfora
e molham consteladamente o lençol.
Da obscuridade da tua fome
e do teu desamparo
clamas pelo dia, o teu dia,
quando fraldas e cueiros serão retratos esquecidos no álbum
e mamadeiras e chupetas te farão sorrir sobre outros berços.
Da noite do ventre materno saíste para a penumbra
e choras.
Tão pequeno e já franzes a testa.
Porventura sabes quanto pranto é preciso para fazer-se um homem
e te construís impacientemente.



NIÑO LLORANDO

A mi hijo Anderson


Tu llanto conmueve las raíces de la noche.
Tus lágrimas reaniman la vieja metáfora
y mojan consteladamente la sábana.
Desde la oscuridad de tu hambre
y de tu desamparo
clamas por el día, tu día,
en que los pañales será retratos olvidados en el álbum
y biberones y chupetes te harán reír sobre otras cunas.
De la noche del seno materno saliste a la penumbra
y lloras.
Tan pequeño y ya frunces la frente.
Por ventura sabes cuanto llanto es necesario para hacerse un hombre
y te construyes impacientemente.


Traducción: Xosé Lois García

31 oct. 2009

Manuel Machado (España)

Adelfos



Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron
- soy de una raza mora, vieja amiga del sol-,
que todo lo ganaron y todo lo perdieron.
Tengo el alma de nardo del árabe español.
Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna...
De cuando en cuando, un beso y un nombre de mujer.
En mi alma, hermana de la tarde, no hay contornos...
y la rosa simbólica de mi única pasión
es una flor que nace en tierras ignoradas
y que no tiene aroma, ni forma, ni color.
Besos, ¡pero no darlos!... Gloria..., ¡la que me deben!
¡Que todo como un aura se venga para mí!
Que las olas me traigan y las olas me lleven
y que jamás me obliguen el camino a elegir.
¡Ambición!, no la tengo. ¡Amor!, no lo he sentido.
No ardí nunca en un fuego de fe ni gratitud.
Un vago afán de arte tuve... Ya lo he perdido.
Ni el vicio me seduce, ni adoro la virtud.
De mi alta aristocracia dudar jamás se pudo.
No se ganan se heredan elegancia y blasón...
Pero el lema de casa, el mote del escudo,
es una nube vaga que eclipsa un vano sol.
Nada os pido. Ni os amo ni os odio. Con dejarme,
lo que hago por vosotros hacer podéis por mí...
¡Que la vida se tome la pena de matarme,
ya que yo no me tomo la pena de vivir!...
Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer...
De cuando en cuando un beso, sin ilusión ninguna.
¡El beso generoso que no he de devolver!


Foto: Mariana Carmona

Vicente Franz Cecim (Brasil)

Música do Sangue das Estrelas


A impaciência das sementes




O laço estava armado E o sol se pôs,
com um rumor escuro,
para que o animal conhecesse a armadilha,
para que a armadilha conhecesse o animal
Quantas vezes eu
esperei por ti, minha Sombra
e em mim nenhum passo foi dado que anunciasse a
Tua chegada
Para que haja um espírito, as florestas cantam ventos
Existe uma árvore rara
dando seu fruto à vida
E ninguém sabe porque
os sóis brotam todo dia



La impaciencia de las simientes



El lazo estaba armado Y el sol se puso,
con un rumor oscuro,
para que el animal conociese la trampa,
para que la trampa conociese al animal
Cuantas veces yo
esperé por ti, mi Sombra
y en mí no se dio ningún paso que anunciase
Tu llegada
para que exista un espíritu, las florestas cantan vientos
Existe un árbol raro
dándole su fruto a la vida
Y nadie sabe porqué
los soles brotan todos los días


(Traducción del Autor)

Mariana Ianelli (Brasil)

Passagens

Imaginamos – “já basta”,
Mas ainda era preciso
Que nos misturássemos aos mortos,
Que cedêssemos juntos
E nos causássemos asco
Por termos assistido de frente
Ao nosso estado miserável.
Uma história de séculos parou,
Desprovida do governo dos homens,
Talvez por um segredo mau
Que nos induziu a entoar em falsete
Uma prece unânime pela derrota.
Dos lugares de passagem
Não fica o espaço transitório do nosso corpo,
Mas a lembrança de terem abolido
O nosso convívio com a terra
Durante os trabalhos e os cantos.
Dessa fraqueza que entorpece
Sobe um cheiro de coisa pestilenta
Que pega nas mãos, na veia importante,
Na nossa cabeça já muito doente.
Todos nós caímos em desgraça.



Eu escrevi a minha desventura.
Uma única noite em dez anos
E o seu poder sobre mim estava consumado.
Talvez eu não devesse dizer, mas
Na escuridão eu desci, renascendo.
Entendi o alento das multidões
Quando cantam com sua fé
Tão impregnada de ignorância.
Estive entre os homens comuns
Que exibem na pele o signo da revolta,
Também eu gravei na minha pele
O sentimento da intolerância.
Desejei alguém para animar essa existência
Que no silêncio eu via diariamente morta.
Desde então percebi em mim
A tua forma satânica,
Um par de asas negras fechadas sobre a face,
Uma beleza de tal modo cinzenta
Que eu te chamei como quem chama a si próprio.



Tinha de ser o caos.
A descida do pai libertou
O demônio confinado nos seus filhos.
Pela fantasia de infringir,
Pela analogia do sangue,
Os herdeiros da casa velha se engalfinham.
Chovia no caminho de tábuas,
Ao pé da escada do pátio, a lama cheirava bem
E a infância mostrava suas vísceras.
Hoje, muito tempo separa os irmãos
Deste primeiro conhecimento da vida.
Desapareceram as imagens que a lembrança discernia
De todo o imenso cortinado de ilusões,
O pátio envelheceu como envelheceram os meninos
- Sem dar pela ruína da transformação.
O luto da família, que se cumpre com disciplina,
A tradição das noites de ofício na voz do pai,
O culto das letras eruditas,
Tudo isso ardeu no fogo de um sabá.
Deitados na mesma cama, ensandecidos,
Os irmãos se possuem. E gritam.



Oráculo de uma só resposta,
Entrega amor aos teus discípulos,
Enfarta-os com o amor
Que é sumo veneno para quem pensa,
E nenhum deles ousará novamente
Entrar nos teus mistérios.
Diz que uma febre se esconde
No seio do próximo inverno,
Que os horizontes estão se fechando
Para todos os ascetas.
A iminência de uma tragédia
Acordará os instintos rebeldes
Que vagavam na atmosfera, entre homens,
Como mais um elemento da natureza.
Vê a cólera explodindo,
O vazio aberto pela nostalgia do presente,
Vê a raposa da montanha arreganhando os seus dentes.
Por ti uma aldeia estremece
Ao sentir que o futuro se apressa.
Torna colossal o teu segredo, oráculo –
Traz o temporal, mas não tragas a febre.


Do livro Passagens (ed. Iluminuras, 2003)



Passagens


Imaginábamos – “ya basta”,
pero aún era preciso
que nos mezcláramos a los muertos,
que cediéramos juntos
y nos causáramos asco
por habernos visto de frente
nuestro estado miserable.
Una historia de siglos quedó paralizada,
desprovista del gobierno de los hombres,
tal vez por un secreto mal
que nos indujo a entonar en falsete
un ruego unánime por la derrota.
De los lugares de paso
no queda el espacio transitorio de nuestro cuerpo,
pero sí el recuerdo de habérsenos abolido
nuestra convivencia profunda con la tierra
durante los trabajos y los cantos.
De esa impotencia que más bien estorba
sube un olor a cosa pestilente
que impregna las manos y la arteria,
nuestra cabeza ya muy enferma.
Todos nosotros caímos en desgracia.



Yo escribí mi desventura.
Una única noche en diez años
Y tu poder sobre mí estaba consumado.
Tal vez no lo debiera decir, pero
En la oscuridad yo descendí, renaciendo.
Entendí el aliento de las multitudes
Cuando cantan con su fe
Tan impregnada de ignorancia.
Estuve entre los hombres comunes
Que exhiben en la piel el signo de la revuelta,
También yo grabé en la piel
El sentimiento de la intolerancia.
He deseado a alguien para animar esta existencia
Que en el silencio veía diariamente muerta.
Desde entonces percibí en mí
Tu forma satánica,
Un par de alas negras cerradas sobre el rostro,
Una belleza de tal modo cenicienta
Que te llamé como quien estuviera llamándose a sí mismo.


Tenía que ser el caos.
El descenso del padre liberó
El demonio confinado en sus hijos.
Por la fantasía de infringir,
Por la analogía de la sangre,
Los herederos de la casa vieja se agarran uno al otro.
Llovía sobre el camino de tablas,
Al pie de la escalera del patio el barro olía bien
Y la infancia mostraba sus vísceras.
Hoy, demasiado tiempo separa a los hermanos
De este primer conocimiento de la vida.
Desaparecieron las imágenes que el recuerdo discernía
De todo lo inmenso cortinado de ilusiones,
El patio envejeció del mismo modo que envejecieron los niños
-Sin dar por la ruina de la transformación.
El luto de la familia, que se cumple con disciplina,
La tradición de las noches de oficio en la voz del padre,
El culto de las letras eruditas,
Todo eso ardió en el fuego de un sabath.
Acostados en la misma cama, enloquecidos,
Los hermanos se poseen. Y gritan.



Oráculo de una sola respuesta,
Entrega amor a tus discípulos,
Sácialos con el amor
Que es sumo veneno para quien piensa,
Y ninguno de ellos osará nuevamente
Entrar en tus misterios.
Di que una fiebre se esconde
En el seno del próximo invierno,
Que los horizontes se están cerrando
Para todos los ascetas.
La inminencia de una tragedia
Despertará los instintos más rebeldes
Que vagan por la atmósfera, entre hombres,
Como un elemento más de la naturaleza.
Observa la cólera estallando,
El vacío abierto por la nostalgia del presente,
Mira al zorro de la montaña rechinándonos los dientes.
Por ti una aldea se estremece
Al sentir que el futuro se apresura.
Torna colosal tu secreto, oráculo –
Trae el temporal, pero no traigas la fiebre.


Traducción : M. Palacios

Aníbal Albornoz Ávila (Argentina)

MADRIGAL DE LA NIEVE OSCURA



En la casa del minero muerto
su ropa huérfana tiene un silencio de maderas.

En los pliegues de una camisa,
la luz, en su porfía, desabriga
para siempre una llaga
de alma rota;
y desde su bufanda, de gris viejo,
cuelga una melancolía de lana
sin aliento.

(La ropa siempre es un desconsuelo en la casa
de un hombre que ya no llegará con sus pasos).

En una puerta, al fondo del silencio,
en donde los zapatos aún tienen su nieve,
y los abrigos del perchero
cobijan desamparos,
un recuerdo, como una palabra efímera,
despierta en una foto:

¡Una fiesta y corderos entre el fuego,
y árboles y mineros y tréboles
y diciembre, de algún año!

Nada más que eso. Nada más.
Y la inclemencia.

Sobre las ventanas de la intemperie nevada,
el viento bestial tiene el instinto del fuego
cuando va hacia su ceniza,
y poco a poco,
aquí y allá,
muere entre la noche y los techos,
como un blanco animal que abarca
el cielo.

En la casa, en una habitación trémula,
un pañuelo es un adiós en un bolsillo,
y una lámpara añeja bosteza
una oscuridad irremediable entre una cama
y el espeso maderal de los postigos.

La angustia del metal de un caño, como un deudo
de las cosas, deja oír en el silencio
la obstinación abismal
de una gota de agua
cayendo y
cayendo en la cocina;
agua que será de ahí en más una lágrima
insistente en el litoral de los sollozos.

Hasta que un día de cualquier tiempo,
alguien, en esa casa, nombrará
al hombre muerto,
y, desde entonces, incesante,
como un credo, el recuerdo habitará
la nostalgia para siempre.

En los pueblos de la cuenca, por los deshojados
pañuelos de los vientos,
llora la noche conmovida.

Nada más que eso. Nada más.
Y la tristeza.


Foto: Agostina Rosso

Affonso Romano de Sant'Anna (Brasil)

NOVO GÊNESIS


No primeiro dia
o Demônio criou o universo e tudo o que nele há
-e viu que era bom.

No segundo dia
criou a cobiça, a usura, a inveja, a gula, a preguiça, a soberba, a ira
a que chamou de sete virtudes capitais
-e viu que era bom.

No terceiro dia criou as guerras.
No quarto dia criou as epidemias.
No quinto dia criou a opressão.
No sexto dia criou a mentira.
E no sétimo dia, quando ia descansar,
houve um rebelião na hierarquia dos anjos
e um deles, de nome Deus,
quis reverter a ordem geral das coisas,
mas foi exilado
na pior parte do Inferno -os Céus.

Desde então
O Demônio e suas hostes continuam firmes
na condução dos negócios universais,
embora volta e meia um serafim, um querubim
e algum filho de Deus, desencadeiem protestos, milagres, revoluções
querendo impingir o Bem onde há o Mal.

Porém não têm tido muito êxito até agora,
exceto em alguns casos particulares
que não alteraram em nada a marcha geral da história.



NUEVO GÉNESIS


En el primer día
el Demonio crió el universo y todo lo que hay en él
y vio que era bueno

En el segundo día
creó la codicia, la usura, la envidia, la gula, la pereza, la soberbia, la ira que llamó siete virtudes capitales
y vio que era bueno

En el tercer día creo las guerras.
En el cuarto día creó las epidemias.
En el quinto día creo la opresión.
En el sexto día creó la mentira
y en el séptimo día, cuando iba a descansar,
hubo una rebelión en la jerarquía de los ángeles
y uno de ellos, de nombre Dios,
quiso revertir el orden general de las cosas,
pero fue exiliado
en la peor parte del Infierno – los Cielos.

Desde entonces
el Demonio y sus huestes continúan firmes
en la conducción de los negocios universales,
aunque cada cierto tiempo un serafín, un querubín
y algún hijo de Dios, provoquen protestas, milagros, revoluciones
queriendo forzar el Bien donde hay Mal.

Sin embargo no han sido muy exitosos hasta el momento,
excepto en casos particulares
que no alteraron en nada la marcha general de la historia.


Traducción : Adán Méndez

Manuel Castilla (Argentina)

Cantos del Gozante (1972)



Tiznado de Infinito


Entren conmigo a lo hondo de la noche, a su arena más negra,
y tráiganme a la tierra de la mano, ya ciego, tiznado de infinito.

Yo sé que así, a tanteos, voy a sentir las cosas.

Les contaré cómo nacía la miel en las abejas
la vez que se soñaban poseyendo a la lluvia.

Que al tocar al racimo verde del banano naciendo,
sentí llegar, tímidos, los marfiles
y cuando entre mis dedos se derramaba el polen
vi venir amarillo del desierto siendo recién el viento.

Que oí trepar el agua desde arcillas sumidas
y en una muchedumbre de hojas y de tallos
hacerse sombra y ensanchar su reposo hasta ser el silencio.

Toquen el pecho de los guacamayos,
hundan la mano entre plumaje y carne
y sentirán el huevo donde germina el cielo.

Y si andan en la tierra lisa y ocre de Oruro
y ven alzarse de la arena mineral la corola
lila y celeste de una flor pequeñita,
no vayan a pisarla porque van a quebrarle
la espuma de su nombre: Saliva de la Virgen.

Si palpo una semilla escuchará mi sangre desenroscarse como baba de araña
toda la roca de los palos santos,
y si toco una gota del semen del jaguar donde nadan sus ojos,
sabré que desde su hambre saltó la primera chispa de los grandes incendios.

Iré pisando las cenizas más viejas
y si caigo de boca sobre ellas con el sueño
seré una rama verde naciendo desde esa apaciguada carne del humo.

Entren conmigo a lo hondo de la noche.

Octubre, 1971

Fernando Pessoa (Portugal)

TABACARIA

Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.

Janelas do meu quarto,
Do meu quarto de um dos milhões do mundo que ninguém sabe quem é
(E se soubessem quem é, o que saberiam?),
Dais para o mistério de uma rua cruzada constantemente por gente,
Para uma rua inacessível a todos os pensamentos,
Real, impossivelmente real, certa, desconhecidamente certa,
Com o mistério das coisas por baixo das pedras e dos seres
Com a morte a pôr umidade nas paredes e cabelos brancos nos homens.
Com o Destino a conduzir a carroça de tudo pela estrada de nada.
Estou hoje vencido, como se soubesse a verdade.
Estou hoje lúcido, como se estivesse para morrer,
E não tivesse mais irmandade com as coisas
Senão uma despedida, tornando-se esta casa e este lado da rua
A fileira de carruagens de um comboio, e uma partida apitada
De dentro da minha cabeça,
E uma sacudidela dos meus nervos e um ranger de ossos na ida.

Estou hoje perplexo, como quem pensou e achou e esqueceu.
Estou hoje dividido entre a lealdade que devo
À Tabacaria do outro lado da rua, como coisa real por fora,
E à sensação de que tudo é sonho, como coisa real por dentro.

Falhei em tudo.
Como não fiz propósito nenhum, talvez tudo fosse nada.
A aprendizagem que me deram,
Desci dela pela janela das traseiras da casa.
Fui até ao campo com grandes propósitos.
Mas lá encontrei só ervas e árvores,
E quando havia gente era igual à outra.
Saio da janela, sento-me numa cadeira.
Em que hei de pensar?

Que sei eu do que serei, eu que não sei o que sou?
Ser o que penso? Mas penso ser tanta coisa!
E há tantos que pensam ser a mesma coisa que não pode haver tantos!
Gênio? Neste momento
Cem mil cérebros se concebem em sonho gênios como eu ,
E a história não marcará, quem sabe?, nem um,
Nem haverá senão estrume de tantas conquistas futuras.
Não, não creio em mim.
Em todos os manicômios há doidos malucos com tantas certezas!
Eu, que não tenho nenhuma certeza, sou mais certo ou menos certo?
Não, nem em mim...
Em quantas mansardas e não-mansardas do mundo.
Não estão nesta hora gênios-para-si-mesmos sonhando.
Quantas aspirações altas e nobres e lúcidas -
Sim, verdadeiramente altas e nobres e lúcidas -,
E quem sabe se realizáveis,
Nunca verão a luz do sol real nem acharão ouvidos de gente?
0 mundo é para quem nasce para o conquistar
E não para quem sonha que pode conquistá-lo, ainda que tenha razão.
Tenho sonhado mais que o que Napoleão fez.
Tenho apertado ao peito hipotético mais humanidades do que Cristo,
Tenho feito filosofias em segredo que nenhum Kant escreveu.
Mas sou, e talvez serei sempre, o da mansarda,
Ainda que não more nela;
Serei sempre o que não nasceu para isso;
Serei sempre só o que tinha qualidades;
Serei sempre o que esperou que lhe abrissem a porta ao pé de uma parede sem porta,
E cantou a cantiga do Infinito numa capoeira,
E ouviu a voz de Deus num paço tapado.
Crer em mim? Não, nem em nada.
Derrame-me a Natureza sobre a cabeça ardente
0 seu sol, a sua chuva, o vento que me acha o cabelo,
E o resto que venha se vier, ou tiver que vir, ou não venha.
Escravos cardíacos das estrelas,
Conquistamos todo o mundo antes de nos levantar da cama;
Mas acordamos e ele é opaco,
Levantamo-nos e ele é alheio,
Saímos de casa e ele é a terra inteira,
Mais o sistema solar e a Via Láctea e o Indefinido.

(Come chocolates, pequena; Come chocolates!
Olha que não há mais metafísica no mundo senão chocolates.
Olha que as religiões todas não ensinam mais que a confeitaria.
Come, pequena suja, come!
Pudesse eu comer chocolates com a mesma verdade com que comes!
Mas eu penso e, ao tirar o papel de prata, que é de folha de estanho,
Deito tudo para o chão, como tenho deitado a vida.)
Mas ao menos fica da amargura do que nunca serei
A caligrafia rápida destes versos,
Pórtico partido para o Impossível.
Mas ao menos consagro a mim mesmo um desprezo sem lágrimas,
Nobre ao menos no gesto largo com que atiro
A roupa suja que sou, sem rol, pra o decurso das coisas,
E fico em casa sem camisa.

(Tu, que consolas, que não existes e por isso consolas,
Ou deusa grega, concebida como estátua que fosse viva,
Ou patrícia romana, impossivelmente nobre e nefasta,
Ou princesa de trovadores, gentilíssima e colorida,
Ou marquesa do século dezoito, decotada e longínqua,
Ou cocote célebre do tempo dos nossos pais,
Ou não sei quê moderno - não concebo bem o quê -,
Tudo isso, seja o que for, que sejas, se pode inspirar que inspire!
Meu coração é um balde despejado.
Como os que invocam espíritos invocam espíritos invoco
A mim mesmo e não encontro nada.
Chego à janela e vejo a rua com uma nitidez absoluta.
Vejo as lojas, vejo os passeios, vejo os carros que passam,
Vejo os entes vivos vestidos que se cruzam,
Vejo os cães que também existem,
E tudo isto me pesa como uma condenação ao degredo,
E tudo isto é estrangeiro, como tudo.)
Vivi, estudei, amei, e até cri,
E hoje não há mendigo que eu não inveje só por não ser eu.
Olho a cada um os andrajos e as chagas e a mentira,
E penso: talvez nunca vivesses nem estudasses nem amasses nem cresses
(Porque é possível fazer a realidade de tudo isso sem fazer nada disso);
Talvez tenhas existido apenas, como um lagarto a quem cortam o rabo
E que é rabo para aquém do lagarto remexidamente.

Fiz de mim o que não soube,
E o que podia fazer de mim não o fiz.
0 dominó que vesti era errado.
Conheceram-me logo por quem não era e não desmenti, e perdi-me.
Quando quis tirar a máscara,
Estava pegada à cara.
Quando a tirei e me vi ao espelho, Já tinha envelhecido.
Estava bêbado, já não sabia vestir o dominó que não tinha tirado.
Deitei fora a máscara e dormi no vestiário
Como um cão tolerado pela gerência Por ser inofensivo
E vou escrever esta história para provar que sou sublime.

Essência musical dos meus versos inúteis,
Quem me dera encontrar-te como coisa que eu fizesse
E não ficasse sempre defronte da Tabacaria de defronte,
Calcando aos pés a consciência de estar existindo,
Como um tapete em que um bêbado tropeça
Ou um capacho que os ciganos roubaram e não valia nada.

Mas o Dono da Tabacaria chegou à porta e ficou à porta.
Olho-o com o desconforto da cabeça mal voltada
E com o desconforto da alma mal-entendendo.
Ele morrerá e eu morrerei.
Ele deixará a tabuleta, eu deixarei versos.
A certa altura morrerá a tabuleta também, e os versos também.
Depois de certa altura morrerá a rua onde esteve a tabuleta,
E a língua em que foram escritos os versos.
Morrerá depois o planeta girante em que tudo isto se deu.
Em outros satélites de outros sistemas qualquer coisa como gente
Continuará fazendo coisas como versos e vivendo por baixo de coisas como tabuletas,
Sempre uma coisa defronte da outra, Sempre uma coisa tão inútil como a outra ,
Sempre o impossível tão estúpido como o real,
Sempre o mistério do fundo tão certo como o sono de mistério da superfície,
Sempre isto ou sempre outra coisa ou nem uma coisa nem outra.
Mas um homem entrou na Tabacaria (para comprar tabaco?)
E a realidade plausível cai de repente em cima de mim.
Semiergo-me enérgico, convencido, humano,
E vou tencionar escrever estes versos em que digo o contrário.

Acendo um cigarro ao pensar em escrevê-los
E saboreio no cigarro a libertação de todos os pensamentos.
Sigo o fumo como uma rota própria,
E gozo, num momento sensitivo e competente,
A libertação de todas as especulações
E a consciência de que a metafísica é uma conseqüência de estar mal disposto.

Depois deito-me para trás na cadeira
E continuo fumando.
Enquanto o Destino mo conceder, continuarei fumando.

(Se eu casasse com a filha da minha lavadeira
Talvez fosse feliz.)
Visto isto, levanto-me da cadeira. Vou á janela.

0 homem saiu da Tabacaria (metendo troco na algibeira das calças?).
Ah, conheço-o; é o Esteves sem metafísica.
(0 Dono da Tabacaria chegou á porta.)
Como por um instinto divino o Esteves voltou-se e viu-me.
Acenou-me adeus, gritei-lhe Adeus ó Esteves!, e o universo
Reconstruiu-se-me sem ideal nem esperança, e o dono da tabacaria sorriu.



TABAQUERÍA


Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
Cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién son
(Y si lo supiesen, ¿qué sabrían?)
Ventanas que dan al misterio de una calle cruzada constantemente por la gente,
Calle inaccesible a todos los pensamientos,
Real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta,
Con el misterio de las cosas bajo las piedras y los seres,
Con el de la muerte que traza manchas húmedas en las paredes,
Con el del destino que conduce al carro de todo por la calle de nada.
Hoy estoy convencido como si supiese la verdad,
Lúcido como su estuviese por morir
Y no tuviese más hermandad con las cosas que la de una despedida,
Y la hilera de trenes de un convoy desfila frente a mí
Y hay un largo silbido
Dentro de mi cráneo
Y hay una sacudida en mis nervios y crujen mis huesos en la arrancada.

Hoy estoy perplejo, como quien pensó y encontró y olvidó,
Hoy estoy dividido entre la lealtad que debo
A la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,
Y la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.

Fallé en todo.
Como no tuve propósito alguno tal vez todo fue nada.
Lo que me enseñaron
Lo eché por la ventana del traspatio.
Ayer fui al campo con grandes propósitos.
Encontré sólo hierbas y árboles
Y la gente que había era igual a la otra.
Dejo la ventana y me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?

¿Qué puedo saber de lo que seré, yo que no sé lo que soy?
¿Ser lo que pienso? ¡Pienso ser tantas cosas!
¡Y hay tantos que piensan ser esas mismas cosas que no podemos ser tantos!

¿Genio? En este momento
Cien mil cerebros se creen en sueños genios como yo
Y la historia no recordará, ¿quién sabe?, ni uno,
Y sólo habrá un muladar para tantas futuras conquistas.
No, no creo en mí.
¡En tantos manicomios hay tantos locos con tantas certezas!
Yo, que no tengo ninguna ¿puedo estar en lo cierto?
No, en mí no creo.
¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo
Genios-para-sí-mismos a esta hora están soñando?
¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas
-Sí, de veras altas y nobles y lúcidas-
Quizá realizables,
No verán nunca la luz del sol real ni llegarán a oídos de la gente?

El mundo es para los que nacieron para conquistarlo
No para los que sueñan que pueden conquistarlo, aunque tengan razón.
He soñado más que todas las hazañas de Napoleón.
He abrazado en mi pecho hipotético más humanidades que Cristo,
He pensado en secreto más filosofías que las escritas por ningún Kant.
Soy y seré siempre el de la buhardilla,
Aunque no viva en ella.
Seré siempre el que no nació para eso.
Seré siempre sólo el que tenía algunas cualidades,
Seré siempre el que aguardó que le abrieran la puerta frente a un muro que no tenía puerta,
El que cantó el cántico del Infinito en un gallinero,
El que oyó la voz de Dios en un pozo cegado.
¿Creer en mí? Ni en mí ni en nada.
Derrame la naturaleza su sol y su lluvia
Sobre mi ardiente cabeza y que su viento me despeine
Y después que venga lo que viniere o tiene que venir o no ha de venir.
Esclavos cardíacos de las estrellas,
Conquistamos al mundo antes de levantarnos de la cama;
Nos despertamos y se vuelve opaco;
Salimos a la calle y se vuelve ajeno,
Es la tierra y el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.

Come chocolates, muchacha,
¡Come chocolates!
Mira que no hay metafísica en el mundo como los chocolates,
Mira que todas las religiones enseñan menos que la confitería.
¡Come, sucia muchacha, come!
¡Si yo pudiese comer chocolates con la misma verdad con que tú los comes!
Pero yo pienso y al arrancar el papel de plata, que es de estaño,
Echo por tierra todo, mi vida misma.)

Queda al menos la amargura de lo que nunca seré,
La caligrafía rápida de estos versos,
Pórtico que mira hacia lo imposible.
Al menos me otorgo a mí mismo un desprecio sin lágrimas,
Noble al menos por el gesto amplio con que arrojo,
Sin prenda, la ropa sucia que soy al tumulto del mundo
Y me quedo en casa sin camisa.

(Tú que consuelas y no existes, y por eso consuelas,
Diosa griega, estatua engendrada viva,
Patricia romana, imposible y nefasta,
Princesa de los trovadores, escotada marquesa del dieciocho,
Cocotte célebre del tiempo de nuestros abuelos,
O no sé cual moderna -no acierto bien la cual-
Sea lo que seas y la que seas, ¡si puedes inspirar, inspírame!
Mi corazón es un balde vacío.
Como invocan espíritus los que invocan espíritus me invoco,
Me invoco a mí mismo y nada aparece.
Me acerco a la ventana y veo la calle con una nitidez absoluta.
Veo las tiendas, la acera, veo los coches que pasan,
Veo los entes vivos vestidos que pasan,
Veo los perros que también existen,
Y todo esto me parece una condena a la degradación
Y todo esto, como todo, me es ajeno.)

Viví, estudié, amé y hasta tuve fe.
Hoy no hay mendigo al que no envidie sólo por ser él y no yo.


En cada uno veo el andrajo, la llaga y la mentira.
Y pienso: tal vez nunca viviste, ni estudiaste, ni amaste, ni creíste
(Porque es posible dar realidad a todo esto sin hacer nada de todo esto.)
Tal vez has existido apenas como la lagartija a la que cortan el rabo
Y el rabo salta, separado del cuerpo.

Hice conmigo lo que no sabía hacer.
Y no hice lo que podía.
El disfraz que me puse no era el mío.
Creyeron que yo era el que no era, no los desmentí y me perdí.
Cuando quise arrancarme la máscara,
La tenía pegada a la cara.
Cuando la arranqué y me vi en el espejo,
Estaba desfigurado.
Estaba borracho, no podía entrar en mi disfraz.
Lo acosté y me quedé afuera,
Dormí en el guardarropa
Como un perro tolerado por la gerencia
Por ser inofensivo.
Voy a escribir este cuento para probar que soy sublime.

Esencia musical de mis versos inútiles,
Quién pudiera encontrarte como cosa que yo hice
Y no encontrarme siempre enfrente de la Tabaquería de enfrente:
Pisan los pies la conciencia de estar existiendo
Como un tapete en el que tropieza un borracho
O la esterilla que se roban los gitanos y que no vale nada.

El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta y se instala contra la puerta.
Con la incomodidad del que tiene el cuello torcido,
Con la incomodidad de un alma torcida, lo veo.
El morirá y yo moriré.

El dejará su rótulo y yo dejaré mis versos.
En un momento dado morirá el rótulo y morirán mis versos.
Después, en otro momento, morirán la calle donde estaba pintado el rótulo
Y el idioma en que fueron escritos los versos.
Después morirá el planeta gigante donde pasó todo esto.
En otros planetas de otros sistemas algo parecido a la gente
Continuará haciendo cosas parecidas a versos,
Parecidas a vivir bajo un rótulo de tienda,
Siempre una cosa frente a otra cosa,
Siempre una cosa tan inútil como la otra,
Siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
Siempre el misterio del fondo tan cierto como el misterio de la superficie,
Siempre ésta o aquella cosa o ni una cosa ni la otra.

Un hombre entra a la Tabaquería (¿para comprar tabaco?),
Y la realidad plausible cae de repente sobre mí.
Me enderezo a medias, enérgico, convencido, humano,
Y se me ocurren estos versos en que diré lo contrario.

Enciendo un cigarro al pensar en escribirlos
Y saboreo en el cigarro la libertad de todos los pensamientos.
Fumo y sigo al humo con mi estela,
Y gozo, en un momento sensible y alerta,
La liberación de todas las especulaciones
Y la conciencia de que la metafísica es el resultado de una indisposición.
Y después de esto me reclino en mi silla
Y continúo fumando.
Seguiré fumando hasta que el destino lo quiera.
(Si me casase con la hija de la lavandera
Quizá sería feliz).
Visto esto, me levanto. Me acerco a la ventana.
El hombre sale de la Tabaquería (¿guarda el cambio el la bolsa del pantalón?),
Ah, lo conozco, es Estevez, que ignora la metafísica.
(El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta).
Movido por un instinto adivinatorio, Estevez se vuelve y me reconoce;
Me saluda con la mano y yo le grito ¡Adiós, Estevez! y el universo
Se reconstruye en mí sin ideal ni esperanza y el Dueño de la Tabaquería sonríe.


Traducción: Octavio Paz