31 oct. 2009

Manuel Castilla (Argentina)

Cantos del Gozante (1972)



Tiznado de Infinito


Entren conmigo a lo hondo de la noche, a su arena más negra,
y tráiganme a la tierra de la mano, ya ciego, tiznado de infinito.

Yo sé que así, a tanteos, voy a sentir las cosas.

Les contaré cómo nacía la miel en las abejas
la vez que se soñaban poseyendo a la lluvia.

Que al tocar al racimo verde del banano naciendo,
sentí llegar, tímidos, los marfiles
y cuando entre mis dedos se derramaba el polen
vi venir amarillo del desierto siendo recién el viento.

Que oí trepar el agua desde arcillas sumidas
y en una muchedumbre de hojas y de tallos
hacerse sombra y ensanchar su reposo hasta ser el silencio.

Toquen el pecho de los guacamayos,
hundan la mano entre plumaje y carne
y sentirán el huevo donde germina el cielo.

Y si andan en la tierra lisa y ocre de Oruro
y ven alzarse de la arena mineral la corola
lila y celeste de una flor pequeñita,
no vayan a pisarla porque van a quebrarle
la espuma de su nombre: Saliva de la Virgen.

Si palpo una semilla escuchará mi sangre desenroscarse como baba de araña
toda la roca de los palos santos,
y si toco una gota del semen del jaguar donde nadan sus ojos,
sabré que desde su hambre saltó la primera chispa de los grandes incendios.

Iré pisando las cenizas más viejas
y si caigo de boca sobre ellas con el sueño
seré una rama verde naciendo desde esa apaciguada carne del humo.

Entren conmigo a lo hondo de la noche.

Octubre, 1971

No hay comentarios:

Publicar un comentario