18 oct. 2010

Eduardo Dalter - Argentina

VI A MI PAÍS DOBLARSE ...



Vi a mi país doblarse, contraerse,
de dolor y asfíxia
bajo un infecto mar de propaganda.
Las gentes desoladas querían creer
/en los destellos
y el país era una fiesta
próxima
en el destino ligero y cibernético.
Nadie imaginaba quedarse atrás
en el revuelo
que había traspasado los límites
innecesarios y trágicos
de la cultura de aldea,
de la economía de aldea
y de una historia
pérfida y frustrante.
Los malheridos y contusos
y hasta insomnes y excluidos
—que todo renacer
trae consigo—
eran apartados de la escena
con la cansada arrogancia
de quien aparta un trasto
o algo ya molesto.
Vi doblarse y contraerse
de dolor y asfixia
a mi país
y vi los gestos
desbocados de la absurdidad
y la inconsciencia.


(De: Marcha de los desocupados - 2002)



VEJO MEU PAÍS CURVAR-SE


Vi meu país curvar-se, contrair-se,
de dor e asfixia
sob um infecto mar de propaganda.
A gente desolada queria acreditar
nos resplendores
e o país era uma festa
próxima
no destino ligeiro e cibernético.
Ninguém imaginava ficar pra trás
na revoada
que havia ultrapassado os limites
desnecessários e trágicos
da cultura de aldeia,
da economia de aldeia,
e de uma história
pérfida e frustrante.
Os malferidos e contundidos
e até insones e excluídos
— que todo renascer
traz consigo —
eram afastados da cena
com a cansada arrogância
de quem afasta um traste
ou algo que incomoda.
Vi curvar-se e contrair-se
de dor e asfixia
meu país
e vi os gestos
desbocados da absurdidade
e a inconsciência.


Traducción: Antonio Miranda

No hay comentarios:

Publicar un comentario