2 jul. 2010

VII


Venimos de súbito al mundo
y nos llamamos Ernesto
Venimos de súbito al mundo
y estamos
en América Latina
Mas la vida dónde está
nos preguntamos
¿En las tabernas?
¿en las eternas
tardes tardas?
¿en las favelas
donde la historia hiede a mierda?
¿en el cine?
¿en la hembra caverna de sueños
y de orina?
¿o en la ingrata
faena del poema?
(la vida
que se escurre
en el estuario del Plata)

¿Seré cantor?
¿seré poeta?
Responde el cobre (de la Anaconda Copper)
Serás asaltante
y proxeneta
policía bandido alcahuete

¿Seré pederasta y homicida?
¿seré viciado?
Responde el hierro (de la Bethlehem Steel):
Serás ministro de estado
y suicida
¿Seré dentista?
¿Tal vez por qué no oftalmólogo?
¿otorrinolaringólogo?
Contesta la bauxita (de la Kaiser Aluminium):
serás médico abortero
que da más dinero

Seré un mierda
quiero ser un mierda
Quiero vivir de hecho
¿Pero dónde está esa inmunda
vida aunque sea inmunda?
¿En el hospicio?
¿en un santo
oficio?
¿en el orificio
del culo?
¿Debo cambiar el mundo,
la República? La vida
¿tendré que plantarla
en plaza pública?



VIII


La vida cambia como el color de los frutos
lentamente
y para siempre
La vida cambia como la flor por fruto
velozmente
La vida cambia como el agua por hojas
el sueño por luz eléctrica
la rosa se desprende del carbono
el pájaro de la boca
pero
cuando sea tiempo
Y todo el tiempo es tiempo
pero
no basta un siglo para hacer un pétalo
que un solo minuto hace
o no
pero
la vida cambia
la vida cambia al muerto por multitud


Traducción: Alfredo Fressia
De: Animal Transparente - (2009 – La Cabra Ediciones)

1 comentario:

  1. Enorme poeta para el gran hombre latinoamericano.

    ResponderEliminar