2 jul. 2010

III

Ernesto Che Guevara
se acerca tu fin
no basta ser justo
para vencer batallas

Ernesto Che Guevara
entrégate a la prisión
no basta tener razón
para no morir de bala

Ernesto Che Guevara
no te hagas ilusiones
la bala entra en tu cuerpo
como en cualquier bandido

Ernesto Che Guevara
¿Por qué luchas todavía?
la batalla está acabada
antes de acabar el día

Ernesto Che Guevara
ha llegado tu hora
y el pueblo ignora
si por él luchabas



IV

Corren las aguas del Yuro, el tiroteo ahora
es más intenso, el enemigo avanza
y cierra el cerco.
Los guerrilleros
en pequeños grupos divididos
aguantan
la lucha, protegen la retirada
de los compañeros heridos.
En lo alto
grandes masas de nubes se dislocan lentamente
sobrevolando países
en dirección al Pacífico, de cabellera azul.
Una huelga en Santiago. Llueve
en Jamaica. En Buenos Aires hay sol
en las alamedas arboladas, un general maquina un golpe.
Una familia festeja bodas de plata en un tren que se acerca
a Montevideo. Al borde de la carretera
muge un buey de la Swift. La Bolsa
de Río cierra en alta
o baja.
Inti Peredo, Benigno, Urbano, Eustaquio, Ñato
castigan el avance
de los
rangers.
Urbano cae,
Eustaquio,
Che Guevara sustenta
el fuego, lo alcanza una ráfaga, dispara todavía, se le disuelve
la rodilla, en el espanto
los compañeros, vuelven
para recogerlo. Es tarde. Huyen.
La noche veloz se cierra sobre el rostro de los muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario