6 abr. 2012

Juan Ahuerma Salazar - Argentina



El sol se está apagando

I
Vayan yendo,
el sol se está apagando.
Yo hice todo lo posible
pero no ha alcanzado.
El sol se está apagando.
El agua se ha secado en las marimbas.
La pasión
que antes generaba cordeles de ira en la distancia
barcos de vapor, los trenes, la esperanza,
ahora se diluye como la bruma en los pantanos.
El sol se está apagando.
Las grandes capitales
que han crecido desorbitadamente
sobre los bosques y los mares.
El mundo
que ha tenido visiones, religión, poderes y arrogancia.
Todo eso tampoco ha alcanzado.
El sol se está apagando.
Las flores
que cuando me querías
eran mercancía cantarina
entre las vendedoras del mercado.
Las cosas que me has ocultado.
Ahora no son más que historias vanas.
El sol se está apagando.
Se han acabado
el fernet, las putas, los cigarros.
Y el sol se está apagando.
Los hombres, ahora pasmados
filosofan sobre el tiempo, solamente sobre el tiempo,
porque ya es demasiado tarde.
Y aunque los noticieros y los periódicos
nos mientan,
ya vamos sabiendo que todo
ya Todo ha terminado.

II
Pero el Universo que es infinito,
y también es insobornable,
tiene tantas lunas
como hormigas caminando en el sendero.
Entonces tantos soles debe haber
como hogueras ardiendo
en la noche de los campamentos.
No es uno, ni son dos, ni tres.
El verdadero peligro,
el frío interminable
la insondable oscuridad,
nos vienen de adentro.

(Verano del 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario